''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 24 de marzo de 2019 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
La revuelta de los chalecos amarillos en Francia

¿De la fiscalidad a la identidad?


El lunes 19 de noviembre, en la provincia del Eure, los chalecos amarillos fueron incluso a bloquear la empresa Rayan-S, que contrata inmigrantes en lugar de franceses.
Thierry Dubois

26 de noviembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

THIERRY DUBOIS


El sábado 17 de noviembre, el movimiento popular de los chalecos amarillos paralizó de forma espectacular una parte de Francia gracias a una movilización masiva: 287.000 manifestantes en más de 2.000 concentraciones, según el Ministerio del Interior. [Este último sábado volvieron a la carga otros 106.000 manifestantes siempre según el mismo ministerio; multiplíquense, pues, debidamente las cifras. N. d. R.].

Se trata de una demostración de fuerza que refleja un enfado que no parece que vaya a calmarse. El enfado de esta Francia periférica se dirige hacia la fiscalidad aplastante de la que es objeto. Cada vez más abrumadas por los gravámenes, las clases medias y populares no han aguantado la enésima subida del precio de los carburantes, que se añade a los impuestos, los radares, la ecotasa y también a la bajada de velocidad autorizada en carretera (a 80 km/h). Los progres y las pseudoélites no entienden este resentimiento que por fin ha explotado. Los de ningún sitio, los vencedores de la globalización, aquellos que “pasan sus vidas en los aeropuertos”, según las palabras de Eric Zemmour frente a Jacques Attali, consideran que la gente que sí es de algún sitio, arraigada, aquellos que necesitan su coche, son unos patanes, unos aldeanos despreciables, que no comprenden los beneficios del supuesto progreso. Ignoran cómo es la vida fuera de las grandes ciudades: cerca del 70% de los parisinos utiliza el transporte público para ir al trabajo, pero solamente el 7% del resto de franceses puede hacer lo mismo. Símbolo de la libertad individual, de emancipación y, sobre todo, necesidad ineludible fuera de los grandes centros urbanos, el coche es esencial en la vida cotidiana de la mayoría de los franceses. Intentando no poner más impuestos al factor trabajo, el gobierno de Macron lo hace sobre los carburantes, indispensables para poder desplazarse a trabajar: está claro que es un impuesto que soportan los trabajadores, culpabilizándoles de paso, acusándoles de ser unos grandes contaminadores, cuando la huella de carbono de los barcos cargueros o de los aviones, fundamentales para la globalización, es mucho más importante.

El aumento de los precios afecta también a las familias, los jubilados, obligados a realizar cada vez más kilómetros para encontrar un médico, un centro comercial, una panadería o un bar, cada vez menos frecuentes a causa de la desertificación de las zonas rurales en beneficio de las ciudades. Pero ¡que los lectores no se engañen! El movimiento de los chalecos amarillos es sobre todo una revuelta, más o menos consciente, contra la inmigración masiva. ¿Para qué son esas subidas de tasas y de impuestos, incesantes, si no es para pagar los costes cada día más importantes de la inmigración traída por los progres, esos mismos que abominan de la Francia periférica, la Francia que sufre, la Francia que trabaja, y a la que se esquilma? Puesto que el asunto consiste en pagar la factura: subvenciones a familias y desempleados, millones de euros absorbidos por los múltiples planes urbanos para regar los suburbios olvidando las provincias rurales; varios centenares de millones para abrir centros de acogida para los inmigrantes clandestinos, la ayuda médica del Estado de la que se benefician esos inmigrantes que costó 1,100 millones de euros en 2015...

La subida del precio de los carburantes no es más que el último medio encontrado por el Estado para arrancar su dinero al pueblo francés que debe pagar por los recién llegados. Aquellos que trabajan toda su vida se encuentran por detrás de otros que nunca han hecho nada. Estos últimos, por otra parte, no son nada agradecidos. En el peor de los casos, detestan a aquellos que aguantan su llegada; en el mejor, son totalmente indiferentes. La multitud de manifestantes del sábado pasado no era solo de color amarillo: Era también casi uniformemente blanca. Como el inmenso cortejo fúnebre para el funeral de Johnny Hallyday, o las manifestaciones en memoria de las víctimas del terrorismo islámico. El movimiento de los chalecos amarillos ilustra, una vez más, la fractura entre el pueblo histórico de Francia y el que lo reemplaza, que no se siente implicado por sus problemas, que no tiene nada que ver con él. Los chalecos amarillos lo sienten. Apoyados por una gran mayoría del pueblo francés, más de los dos tercios según varias encuestas, se enfrentan a dos problemas enlazados: la inmigración masiva y aquellos que la imponen, es decir, los progres que se creen pertenecer a la élite. El sábado pasado, unos manifestantes intentaron ocupar el Elíseo y los locales de la televisión pública. Al mismo tiempo, a lo largo de la jornada, aquellos que no entendían los bloqueos y los insultaban o amenazaban, hasta el punto de provocar escenas de violencia, eran mayoritariamente originarios de la inmigración. El lunes 19 de noviembre, en la provincia del Eure, los chalecos amarillos fueron incluso a bloquear la empresa Rayan–S, que contrata inmigrantes en lugar de franceses. Las revueltas contra Roma, les insurrecciones de la Edad Media, la Revolución de 1789... los grandes cambios importantes empezaron con una subida de precios. El movimiento de los chalecos amarillos deja a la luz otro reto mucho más importante y que podría pronto convertirse en su corazón mismo: el reto de la identidad.

(Traducción de Esther Herrera.)


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 26 de noviembre de 2018

Macron, ¿último asalto?

Salvo la referencia en el párrafo final a la orgía de sangre de 1789 que provocó el cáncer que ha venido arrasando a Occidente desde entonces en lo demás estoy sustancialmente de acuerdo. La oportunidad para Francia es desechar el liberalismo macroniano, ese apéndice del mundialismo y las elites extractivas, para sumarse al proyecto de Marion Maréchal de crear una derecha nacional e identitaria con un proyecto de superación de la división de clases en torno a un proyecto patriótico y soberanista, un proyecto que no busque la ruptura de esta UE creada por los promotores de la agenda de la globalización y el racismo antiblanco para recuperar Europa como civilización cristiana y, desde el respeto a otras razas y pueblos, como tierra predominantemente blanca.

A Macron le queda solo este mandato pero tienen que preparar una alternativa fuerte a su liberalismo y al chavismo gabacho de Mélenchon y eso pasa por no atemorizar a las clases medias del país con un proyecto de ruptura comunitaria o de abandono del euro que solo hará que quienes aun tienen algo que conservar se lancen de nuevo al experimento liberal o a sabe Dios qué otra cosa. Ojalá los chalecos amarillos sirvan de aliciente si bien creo que la violencia contra las fuerzas de seguridad son inaceptables y condenables. La policía es tan víctima del régimen liberal, y con ella la seguridad del Estado, como los ciudadanos a los que la oligarquía les piensa clavar otra tasa por los carburantes. Reflexión.

# Publicado por: Franz (Zamora)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Ardiente defensa de la Europa de las naciones
Populistas contra populicidas
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
Vibrante discurso del presidente de Hungría Viktor Orban ante el Parlamento de la UE
Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente
Razones por las que EE. UU. quiere acabar con Siria
Éljen Magyarország! -- ¡Larga vida a Hungría!
Bolivia: penúltimo bastión de la izquierda en Sudamérica
¿Se dispone Trump a traicionar a sus electores?
El suicidio por honor del general Slobodan Praljak
Alemania por debajo de todo
Las mentiras palestinas
La destitución de Bannon o el fin del trumpismo
Varsovia, Hamburgo: Trump reinventa la Mitteleuropa
En 1958 daba risa el islamismo
Francia: ganan los «Bobos»
Valeriana para Juncker
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |