''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 24 de marzo de 2019 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos

La monstruosidad arquitectónica del Tribunal Europeo de Derechos Humanos está a la altura de su monstruosidad jurídica y política.

Después de la última hazaña de dicho Tribunal fallando a favor del etarra Otegui y en contra de España, merece la pena conocer algo más en que consiste el mismo.
Olivier Maulin

12 de noviembre de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

OLIVIER MAULIN


¿Qué tienen en común Henri Parot, Carles Puigdemont y el rapero Valtonyc? Que todos han acudido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (en Estrasburgo) para hacer ver su idea de que la justicia española no funciona. En el caso de Puigdemont, además, se trata de una estrategia calculada para internacionalizar "su" conflicto particular, ya que hay muchas posibilidades de que el Tribunal lo titule como "el caso de España contra Cataluña". Esto daría un altavoz mediático europeo a las pretensiones del expresidente en su intención de denigrar a España como sea y avanzar en su proyecto secesionista. Sus abogados ya se han preparado para una pelea judicial que puede durar hasta mediados del año 2019.

Ahora bien, ese tribunal al que han acudido no pertenece a las instituciones de la Unión Europea de la que formamos parte. ¿Qué organismo es ése, entonces, y por qué España tiene que respetar su jurisprudencia, renunciando a más y más soberanía?

Antes de que el tribunal se pronuncie sobre los asuntos de Puigdemont, hemos querido comprobar si en otros países de la UE surgen voces críticas ante el cuestionamiento de la soberanía nacional, de los Estados miembros, por esa vía oficiosa. 



Tribunal Europeo de Derechos Humanos:
una justicia sin fronteras que sustituye a los derechos nacionales

Esta institución poco conocida por los franceses [y no digamos por los españoles. N. d. R.], que no hay que confundir con el Tribunal de Justicia de la UE (el cual pertenece a la Unión de los 28), depende del Consejo de Europa (47 países miembros) y se ha impuesto poco a poco como un verdadero tribunal constitucional europeo, dictando sentencias por encima de los 47 Estados (820 millones de habitantes), censurando con ligereza las legislaciones nacionales y condenando a los Estados que no respetan su interpretación de los “derechos humanos”. Este Tribunal ha desarrollado una concepción no solo procedimental de la democracia, sino “sustantiva”: dicho de otra manera, defiende una ideología. Formado por jueces militantes, expande mediante su jurisprudencia la vulgata “progresista” hecha de desconfianza sistemática hacia el Estado, de una caza fanática contra las “discriminaciones”, de la primacía dada a los delincuentes sobre sus víctimas, del respeto sagrado a los “derechos” de los terroristas, de un liberalismo absoluto en cuestiones de sociedad, de la defensa del individuo sobre el interés colectivo, de la negación de las fronteras y de la promoción de la inmigración.

“En Francia, el único Tribunal Supremo es el pueblo francés”

El TEDH se ceba con los países occidentales culpables de “discriminación en el trabajo” y otras menudencias, pero no se le escucha pronunciarse sobre lo que sucede en otros países del Consejo de Europa donde los ataques a los derechos humanos son mucho más graves.

Es en 1945, después de la experiencia totalitaria europea, cuando comienza una política de derechos humanos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue adoptada en 1948 por la Asamblea General de la ONU y, dos años más tarde, la Convención de Derechos Humanos y Libertades fundamentales fue firmada por los estados miembros del Consejo de Europa (N.T.: este organismo no pertenece a la Unión Europea). Pero estos textos, poco operativos, tenían sobre todo un valor simbólico en esencia. Eran simples comisiones, formadas por políticos y no por magistrados, las que se encargaban de verificar el respeto de los compromisos internacionales.

En 1959, se creó el TEDH, pero su competencia estaba subordinada a la decisión previa de la Comisión Europea de los Derechos Humanos, un órgano político una vez más. No se reunía más que algunos días al año. Pero bajo el impulso de los militantes de los derechos humanos reunidos alrededor de René Cassin, uno de los redactores de la Declaración Universal, el TEDH suplantó progresivamente al conjunto de las disposiciones de los derechos nacionales, incluyendo a las Constituciones; expresando claramente que los derechos humanos tenían por vocación estar por encima de la democracia. En 1998, la adopción de un Protocolo (nº 11) añadido a la Convención suprimió la Comisión Europea de los Derechos Humanos. El TEDH se convirtió en una jurisdicción permanente a la que pueden tener acceso directo los ciudadanos de los 47 Estados miembros del Consejo de Europa. El número de denuncias anuales ha pasado de cinco mil en 1990 a sesenta y tres mil en 2017; el número de asuntos pendientes llega a los cincuenta y cinco mil.

Actuando en lugar de la política, este Tribunal formado por jueces de Azerbaiyán, Moldavia, Albania o Turquía, moldea impunemente nuestra sociedad e impone sus decisiones, sin ninguna legitimidad democrática y fuera de todo control. Es un gobierno de jueces absolutamente contrario a la concepción francesa de Estado soberano y de democracia. “En Francia, el único Tribunal Supremo es el pueblo francés” decía De Gaulle.

En el momento histórico en el que estamos desde hace unos años, con una inmigración descontrolada y un enemigo interior islamista dispuesto a todo, la ideología transmitida por el TEDH nos lleva al desastre, y ya es urgente librarse de él de una manera o de otra. El Parlamento ruso lo entendió muy bien cuando votó en 2015 una ley poniendo al Tribunal Constitucional de Rusia por encima de la jurisdicción internacional. El TEDH había condenado en aquel momento al país a pagar 1,9 millones de euros a los ex–accionistas del grupo petrolero Ioukos, desmantelado por las autoridades rusas después de un fraude fiscal masivo. “No pagaremos, y no aplicaremos sus decisiones” respondió entonces Putin. Otra solución podría ser salir de la Convención lo cual, al contrario de lo que se piensa, es jurídicamente posible. “La soberanía nacional pertenece al pueblo, que la ejerce a través de sus representantes y por la vía del referéndum” dice el artículo 3 de nuestra Constitución. No dice en ningún sitio que haya que rebajarla ante un tribunal supremo formado por jueces extranjeros, poco claros y fanáticos.

 © Valeurs Actuelles

Introducción y traducción por Esther Herrera


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 13 de noviembre de 2018

TEDH, otro instrumento de erosión de los Estados y su soberanía.

Dentro del orden de instituciones creadas por las elites extractivas continentales - a su vez al servicio de las elites extractivas globales, las de Wall Street, las de la City, todo ese rosario de ladrones de guante blanco, saqueadores de los pueblos, usureros y especuladores con o sin estrella de David - el TEDH es uno de los puntales para la erosión de la soberanía de los Estados europeos y su posterior destrucción en aras de que ese magma llamado UE se transforme en la única realidad política del viejo continente, realidad al servicio de los poderes económicos mundiales para los que la soberanía de los Estados nacionales es una molestia. Las resoluciones sobre Valtonyc, Puigdemont y Otegi son una bofetada a la dignidad y soberanía de la nación española pero es que esta UE es una bofetada a la dignidad y soberanía de las naciones europeas en su conjunto, Hispania incluida. Veremos, si Dios quiere, que con el auge de los movimientos nacionales y populares en Europa se produce una transformación desde dentro del proyecto comunitario que destruya estas instituciones al servicio del Mal y las sustituya por una Europa de las Naciones donde las afrentas de este tipo de existan más. Ojalá aprendiéramos de Rusia y la prevalencia de su Derecho sobre la jurisdicción internacional, que ya sabemos a quiénes sirve. Para que viva Europa tienen que morir el TEDH y la UE.

# Publicado por: Franz Nacional-Popular (Zamora)
lunes, 12 de noviembre de 2018

Manifestación ´´contra el racismo institucional´´ ayer

A principios de los 90 fui a una asamblea de cierta ONG antirracista. Se pasaron horas hablando acerca de cuestiones organizativas, entonces, de pronto, apareció un subsahariano en la sala, pidiendo ayuda, y el que parecía el líder le espetó: ´´¡Vuelve más tarde, que estamos de asamblea!´´

# Publicado por: Derechón (Galapagar)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Alsasua, año cero
ENCUESTA EN EL MANIFIESTO
Rato en la cárcel, Pujol en casa
Vuelve el alcalde de Móstoles
La furia del converso
Ya está sucediendo VOX
La Gran Transformación
Antonio de Mendoza, el inventor de un virreinato
Ante la exhumación de los restos de Franco
El ultraderechista Casado
Separatismo en Cataluña: crónica de una deslealtad
Franco, un "izquierdista caviar"
La conquista del imaginario: el caso de Cataluña
Los valientes de Barcelona
Significante Sánchez
Cataluña y el psiquiátrico
La "hispanibundia" de Mauricio Wiesenthal
¿Llegó la hora de Vox?
El Sánchez ese
Cruces de muerte en las playas catalanas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |