''Que sus amigos también flipen y disfruten! Páselo pulsando aquí.'' Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 26 de noviembre de 2020 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
Y luego pretendemos que nos tomen en serio

Escándalo en el geriátrico: Europa se pone cachondona


A la Unión Europea no se le ha ocurrido mejor cosa para publicitarse que colgar un vídeo de orgasmos en YouTube. El vídeo ya se ha visto en todas partes. Aquí diremos algo que pocos se han atrevido a decir: que esto es una vergüenza. Pero no por el “porno suave” del vídeo, que eso ya asusta poco, sino porque es una perfecta definición de la situación actual de Europa: no somos más que una muñeca hinchable y, lo que es peor, parece que eso nos encanta. Antes a esto se le llamaba “decadencia”. Ahora también, pero ya sólo da risa. Y eso es casi peor.

El vídeo

elmanifiesto.com

5 de julio de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

J.J.E. 

Todo empezó cuando la Unión Europea tuvo una “ideíca”, como dicen en Aragón: hagamos un vídeo para defender nuestras subvenciones al cine europeo. Bien. ¿Y qué poner en ese vídeo? ¿Un recorrido por el arte monumental europeo? ¿Una ilustración de nuestros prodigiosos avances científicos? ¿Las mejores secuencias de cine histórico, o de cine “comprometido”, o de cine tout court? No: eso serían vulgaridades más propias de los americanos, o sea, de esa gente que hace tantas películas (y sin subvención). Nosotros haremos un vídeo de impacto, vanguardista, progresista: un vídeo de orgasmos. No consta que el cerebro de la ocurrencia fuera un cineasta español, pero tampoco cabe descartarlo.

¿Porno suave? 

La prensa “sensacionalista” británica ha dicho que este vídeo es “porno suave”. No le falta razón. La pieza es un clip de 44 segundos que recoge varias escenas de éxtasis sexual (hetero y homo, faltaría más) extraídas de películas europeas subvencionadas por la Comisión, o sea, por el dinero público de los europeos, y en especial de los países que más pagan. La pasada es tan evidente que en todas partes ha suscitado una ferviente polémica. La Comisión de la UE, herida en su progresista dignidad estética, ha interrumpido sus discusiones cotidianas sobre política monetaria y subvenciones varias y ha salido a la palestra para defender su vídeo con una vehemencia nunca vista: nunca vista, por ejemplo, cuando la guerra del Kosovo, por citar un caso sonoro de intervención militar foránea en suelo continental.

Contaba Reuters ayer que el vídeo está siendo un éxito. No es de extrañar, dado su carácter. Lleva catorce semanas circulando, ha aparecido ya en varios medios de comunicación de la UE y va por el millón y medio de visitas. Esto conviene expresarlo en sus justos términos: en el negocio del espectáculo, la afluencia de público no implica necesariamente una adhesión afectiva o, mucho menos, intelectual. O sea que es posible ver ese vídeo y, a continuación, declarar que estamos ante una perfecta gilipollez. Es el caso. 

Cuestión de imagen

La pregunta, evidentemente, es si esta es la mejor manera de mostrar en qué se gastan las subvenciones de la UE a la cultura y, más allá, si esta es la imagen más adecuada para Europa. Respecto al primer punto, hay algo que resulta bastante doloroso: en ese vídeo aparecen escenas de orgasmos en algunas películas que, como Good Bye Lenin o Amélie, son realmente estimables, pero lo que las hace estimables no son sus orgasmos, sino todo lo demás, y de eso no se dice una palabra. Y respecto al segundo punto, el de si esta es la imagen más adecuada para la Europa que queremos, no cabe duda de que aquí habrá división de pareceres. Para muchos conciudadanos nuestros, Europa es esencialmente un próspero jardín de ocio donde nuestros viejos pueblos, hartos de luchar, se entregan dulcemente a los placeres de la vida mientras llega, indolora, su inevitable extinción; para esta gente, el video es un buen retrato del horizonte europeo. Otros, por el contrario, no hemos renunciado a sobrevivir en un mundo donde las grandes apuestas se juegan en terrenos tan distintos como el poder o la identidad; para éstos –para nosotros-, este vídeo es un perfecto resumen de la euroestupidez que padecemos. 

Una cuestión de detalle: el montaje termina con una frase, Let's come together, cuyo ambiguo sentido ha sido subrayado por la prensa, porque puede traducirse como “vayamos juntos”, “unámonos”, pero también, en sentido vulgar, como “corrámonos”. La prensa, que es muy mala, ha preguntado si esta frase es una “insinuación aceptable” desde el punto de vista institucional y, por otro lado, si es así como va a traducirse a las demás lenguas de la Europa de los Veintisiete.

En respuesta, un portavoz de la Comisión ha invitado a la prensa acreditada en Bruselas a “relajarse y acomodarse a los nuevos tiempos”. El portavoz, cuya identidad no ha trascendido, ha añadido: “Déjennos tener al menos por una vez sentido del humor y eviten volver a caer en aquella guerra de los años cincuenta sobre qué es sexo, qué es pornografía, y qué es lo que simplemente puede verse de forma normal en televisión”. 

¿A alguien le queda alguna duda sobre cuál es el futuro de Europa?


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de ver y flipar
Esto es poder: pasen y vean
La historia del arte, en un rostro infinito de mujer
Gaudí no morirá nunca
Lo último de Bill Gates: el ordenador del futuro será un pizarrín
Si usted aún confiaba en Chávez, este video le quitará las ganas
Presentación en Madrid de El Terror rojo en España
Un tipo feo y gordo enamora al público de un concurso de talentos con un aria de Puccini
El arte contemporáneo es basura
¿Qué estalló en el Pentágono el 11-S?
El nuevo escudo de España: revelamos el secreto
Detienen a un consultor (consultant) por emplear el castellano en una presentación Pauer Poin
Vale, presidente: sin reproches ni rencores
¿Conflicto vasco? Basta de mentiras
Empieza el día con alegría
Esto se llama belleza
Esto es arte, y no lo que se ve por ahí
El Manifiesto con Dragó
“Kaputxita blanca” y el proceso de paz
Los inconvenientes de extremar el hábito
Por qué no somos partidarios del velo islámico
Manual de autoayuda para gente con carácter
Melchor y Schlayer: queremos una calle para dos héroes de la guerra civil
Irlanda y el País Vasco:
nada que ver
La justicia es un cachondeo
Test de lo políticamente incorrecto
POWER POINT PARA DESCARGAR Y PASAR. Contra los que siembran el odio en Cataluña
Portada
Un periodico políticamente incorrecto: sin mordazas

Totalmente independiente de partidos, capillas, grupos…, Elmanifiesto.com sólo depende del espíritu inconformista que le marca: un espíritu rebelde pero no nihilista, rompedor pero indagador de nuevos cauces y alternativas; un espíritu que no se identifica con ninguna de las corrientes ideológicas o políticas que hoy, a la derecha o a la izquierda, imperan.

Lo que nadie más le explicará, nosotros se lo contamos

Y así se podrá enterar de lo que de verdad pasa en España y en el mundo. Un mundo que no nos gusta, con el que no nos identificamos: un mundo que, carente de valores identidad y belleza, sólo aspira a nutrirse y entretenerse, mientras lo sume todo en el sinsentido.

La visión más aguda sobre lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa no son los tejemanejes de nuestra clase política. Lo que de verdad importa es la "muerte del espíritu": la destrucción del arte y la belleza, la descerebración de nuestros jóvenes a manos de un sistema educativo perverso, los múltiples engaños históricos impregnados en nuestro imaginario colectivo, la estupidez mediática y publicitaria, los ataques que sufre el medio ambiente, la pérdida de identidad tanto a nivel colectivo como a escala familiar…

http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |