''Que sus amigos también flipen y disfruten! Páselo pulsando aquí.'' Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 26 de noviembre de 2020 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
El Anticristo no descansa, oiga

Lo último de Bill Gates: el ordenador del futuro será un pizarrín


Lo llama “ordenador de superficie”, pero se le podría haber llamado “adiós, camareros”. Microsoft sacará a fin de año al mercado un aparato del tamaño de un televisor horizontal, con aspecto de mesa o de pizarrín, sobre el que se puede dibujar, colgar las fotos y ver videos; pero lo mejor de todo es que, poniendo la yema de los dedos en su superficie, uno podrá pedir copas y comida, y pagar con su tarjeta de crédito sin llamar al camarero. Llegó la venganza del cliente.
elmanifiesto.com

28 de junio de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

CARLOS SALAS 

Lo presentó hace pocas semanas en Estados Unidos y dice que es ideal para comercios, restaurantes y hoteles. Se llama ordenador de superficie y según Bill Gates, fundador de Microsoft, va a revolucionar la forma en la que vamos de bares. Porque este aparato del tamaño de una mesa,-de hecho es una mesa-, permite dar órdenes con sólo pasar la yema de los dedos por la superficie. ¿Se acuerdan de Minority Report? Pues lo mismo. Se cogen los deditos y se mueven las imágenes, sólo que en lugar de estar en forma de pizarra colgada de dios sabe dónde, esta máquina está tumbada.


En un video realizado por la cadena CNET, un directivo de Microsoft hace una demostración de tan singular invento. Toma una cámara de fotos digital y la deposita sobre la superficie. Inmediatamente, el ordenador-mesa-pizarrín-mantel-proyector-tocadiscos-posavasos-libreta de notas-menú-monitor y quién sabe qué cosas más, reconoce la cámara y sin tener conectado ningún cable, descarga las fotos que hay en la máquina. Sentados alrededor de la mesa, los comensales pueden hacer girar las fotos como si estuvieran manipulando el papel. Las agrandan o achican, las apartan o las guardan en un archivo. Incluso pueden poner en marcha una imagen de video, tocando el triangulito que todos conocemos.

Esta pantalla también ofrece menús y copas, de manera que basta arrastrar nuestro trago preferido al disco central para que la orden se ponga en marcha. Y por supuesto, a la hora de pagar, se pasa la tarjeta de crédito sobre la superficie acristalada y ¡voilà!, otro vil golpe de Visa. Incluso, con este ingenio es más fácil repartir las cuentas y dividir la factura final porque la máquina lo calcula todo. Lo sentimos por los que siempre se escaquean.


Los ingenieros de Microsoft se han pasado años dándole vueltas a la cabeza para parir esta criatura tan compleja. En realidad es un ordenador táctil, que es la forma más natural de relacionarse con las máquinas, según expresa Gates. Lo más seguro es que en los próximos años los ordenadores sean cada vez más táctiles, incluso que hayan desarrollado un poco el sentido del oído y que reconozcan la voz (a ver para cuándo, porque ahora, ni la centralita de Spanair).

Se puede pintar sobre su superficie con un pincel comprado en la droguería de la esquina. Se puede interactuar con las manos, los dedos, las palmas. Y hasta si se deposita una copa de vino, la máquina o lo que sea eso, reconoce la copa y el tipo de vino, y mientras uno piensa en su próxima novela, la mesa le explica que ese vino es una cosecha de 2003 de Muga, que no fue precisamente su mejor cosecha. Con las imágenes, se puede jugar hasta el punto de darles la vuelta y convertirlas en postales, escribir una dirección e imprimirlas.


En fin, en Microsoft esperan millares de pedidos a finales de este año, si es que ya no tienen a rebosar la cartera de pedidos. De modo que ya no tendremos que esperar a que los camareros se dignen a lanzarnos una mirada para pedirles una cervecita. Esta es nuestra venganza. La venganza del cliente maltratado. ¿Se vengarán los camareros postergando el tiempo en que hacemos el pedido y nos sirven la bebida? Si es así, escriban a Bill Gates y pídanle otro invento: la bandeja electrónica.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de ver y flipar
Si usted aún confiaba en Chávez, este video le quitará las ganas
Presentación en Madrid de El Terror rojo en España
Un tipo feo y gordo enamora al público de un concurso de talentos con un aria de Puccini
El arte contemporáneo es basura
¿Qué estalló en el Pentágono el 11-S?
El nuevo escudo de España: revelamos el secreto
Detienen a un consultor (consultant) por emplear el castellano en una presentación Pauer Poin
Vale, presidente: sin reproches ni rencores
¿Conflicto vasco? Basta de mentiras
Empieza el día con alegría
Esto se llama belleza
Esto es arte, y no lo que se ve por ahí
El Manifiesto con Dragó
“Kaputxita blanca” y el proceso de paz
Los inconvenientes de extremar el hábito
Por qué no somos partidarios del velo islámico
Manual de autoayuda para gente con carácter
Melchor y Schlayer: queremos una calle para dos héroes de la guerra civil
Irlanda y el País Vasco:
nada que ver
La justicia es un cachondeo
Test de lo políticamente incorrecto
POWER POINT PARA DESCARGAR Y PASAR. Contra los que siembran el odio en Cataluña
Portada
Un periodico políticamente incorrecto: sin mordazas

Totalmente independiente de partidos, capillas, grupos…, Elmanifiesto.com sólo depende del espíritu inconformista que le marca: un espíritu rebelde pero no nihilista, rompedor pero indagador de nuevos cauces y alternativas; un espíritu que no se identifica con ninguna de las corrientes ideológicas o políticas que hoy, a la derecha o a la izquierda, imperan.

Lo que nadie más le explicará, nosotros se lo contamos

Y así se podrá enterar de lo que de verdad pasa en España y en el mundo. Un mundo que no nos gusta, con el que no nos identificamos: un mundo que, carente de valores identidad y belleza, sólo aspira a nutrirse y entretenerse, mientras lo sume todo en el sinsentido.

La visión más aguda sobre lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa no son los tejemanejes de nuestra clase política. Lo que de verdad importa es la "muerte del espíritu": la destrucción del arte y la belleza, la descerebración de nuestros jóvenes a manos de un sistema educativo perverso, los múltiples engaños históricos impregnados en nuestro imaginario colectivo, la estupidez mediática y publicitaria, los ataques que sufre el medio ambiente, la pérdida de identidad tanto a nivel colectivo como a escala familiar…

http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |