''Que sus amigos también flipen y disfruten! Páselo pulsando aquí.'' Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 26 de noviembre de 2020 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
Si no vibras con esto, es que no tienes corazón

Un tipo feo y gordo enamora al público de un concurso de talentos con un aria de Puccini


Paul Potts tiene una gran voz y eso es todo. Feo, gordo, con los dientes torcidos y la mirada algo bizca, este vendedor de teléfonos en un gran almacén se ganó a los jueces, al público y a Gran Bretaña entera al elegir un aria de la ópera de Puccini, Turandot, para concursar en “Los británicos necesitan talento”, un programa de televisión. Hizo llorar a todos por su humildad y sus dotes extraordinarias… y por el genio de Puccini. Nadie se lo esperaba. El episodio fue tan emocionante que ya está dando la vuelta al mundo.
elmanifiesto.com

22 de junio de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

Para ver el vídeo, clic aquí

CARLOS SALAS 

Paul Potts estaba un poco nervioso antes de comenzar la audición. Era uno de los participantes del programa de Televisión Britains got Talent (algo así como “Los británicos necesitan talento”), y entre bastidores se movía de un sitio para otro, con la mirada en el suelo. “Mi sueño es dedicarme a aquello para lo que estoy señalado desde mi nacimiento”, dice a la cámara el joven Potts, que se gana la vida con la voz; bueno, la voz emitida a través de teléfonos móviles, pues vende esos artilugios en un gran almacén.

La entrada de Paul en el escenario fue desconcertante. Gordo, feo, con los dientes torcidos, algo bizco, y ademanes torpes, tres jueces le acosaban con la mirada y cientos de personas del público ya sentían compasión por esta joven víctima de Nueva Gales del Sur, que se había equivocado de escenario. “Paul, ¿para qué estás hoy aquí?”, le pregunta una miembro del jurado. “Para cantar ópera”, responde.

Los tres jueces, cantantes reconocidos, se cruzan miradas de sospecha. Este Paul ha disparado muy alto. La gente del público se muerde los labios. El pobre, es tan arriesgado, tan débil.

“Está bien Paul. Nosotros estamos listos. Cuando quieras”. Paul mira a los técnicos de sonido, y se ve una mano que aprieta un botón. Entonces, surge de los altavoces un pasaje de Turandot, la ópera más famosa de Puccini. En este aria el príncipe Calaf, que aspira a desposarse con Turandot, la princesa china, le dice que será el vencedor y que se casará con ella. Sabe que otros apuestos hombres han muerto porque no han podido resolver los tres enigmas propuestos por la malvada princesa, pero él los ha resuelto. Como sabe que ella está temblando de miedo porque está obligada a casarse con el príncipe extranjero, Calaf  le pide a la noble mujer, que si adivina cómo se llama, él muera al alba. “Que nadie duerma”, dice Calaf. Que nadie duerma en la ciudad mientras la princesa y sus guardias salen a preguntar el nombre del príncipe. Nessun dorma.

Terminada su aria, y habiendo provocado lágrimas en el público y el los jueces, el joven vendedor de teléfonos se perfila ahora como uno de los ganadores de este concurso de cantantes. Lo que ha sorprendido a los británicos, como confesaba uno de los jueces, es que un modesto trabajador haya tenido una sensibilidad tan grande y una voz tan prodigiosa para presentarse a un concurso que busca talentos de otra clase y con otras músicas.

“Es como encontrar un diamante sin esperarlo”, comentó una mujer que hacía de juez. El joven Potts salió del escenario entre fuertes aplausos, y ahora muchos esperan verlo en los escenarios profesionales de las óperas de Europa. Para que cumpla ese sueño para el que ha nacido.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de ver y flipar
El arte contemporáneo es basura
¿Qué estalló en el Pentágono el 11-S?
El nuevo escudo de España: revelamos el secreto
Detienen a un consultor (consultant) por emplear el castellano en una presentación Pauer Poin
Vale, presidente: sin reproches ni rencores
¿Conflicto vasco? Basta de mentiras
Empieza el día con alegría
Esto se llama belleza
Esto es arte, y no lo que se ve por ahí
El Manifiesto con Dragó
“Kaputxita blanca” y el proceso de paz
Los inconvenientes de extremar el hábito
Por qué no somos partidarios del velo islámico
Manual de autoayuda para gente con carácter
Melchor y Schlayer: queremos una calle para dos héroes de la guerra civil
Irlanda y el País Vasco:
nada que ver
La justicia es un cachondeo
Test de lo políticamente incorrecto
POWER POINT PARA DESCARGAR Y PASAR. Contra los que siembran el odio en Cataluña
Portada
Un periodico políticamente incorrecto: sin mordazas

Totalmente independiente de partidos, capillas, grupos…, Elmanifiesto.com sólo depende del espíritu inconformista que le marca: un espíritu rebelde pero no nihilista, rompedor pero indagador de nuevos cauces y alternativas; un espíritu que no se identifica con ninguna de las corrientes ideológicas o políticas que hoy, a la derecha o a la izquierda, imperan.

Lo que nadie más le explicará, nosotros se lo contamos

Y así se podrá enterar de lo que de verdad pasa en España y en el mundo. Un mundo que no nos gusta, con el que no nos identificamos: un mundo que, carente de valores identidad y belleza, sólo aspira a nutrirse y entretenerse, mientras lo sume todo en el sinsentido.

La visión más aguda sobre lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa no son los tejemanejes de nuestra clase política. Lo que de verdad importa es la "muerte del espíritu": la destrucción del arte y la belleza, la descerebración de nuestros jóvenes a manos de un sistema educativo perverso, los múltiples engaños históricos impregnados en nuestro imaginario colectivo, la estupidez mediática y publicitaria, los ataques que sufre el medio ambiente, la pérdida de identidad tanto a nivel colectivo como a escala familiar…

http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |